INMUNOLOCALIZACIÓN DE ANG-1 Y TIE-2 EN LA PREÑEZ PORCINA TEMPRANA, MEDIA Y AVANZADA.

Se encuentra usted aquí

Obra

Ficha general

Autor(es): 
Descripción general: 

En la industria porcina las pérdidas embrionarias pueden variar entre un 25% y un 40%. La formación y desarrollo del lecho vascular placentario resulta fundamental para garantizar el éxito de la gestación y la sobrevida postnatal de los lechones. Este mecanismo fisiológico requiere de dos procesos bien regulados conocidos como vasculogénesis y angiogénesis, donde intervienen factores proangiogénicos como el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) y las angiopoyetinas 1 y 2 (Ang-1 y Ang-2) [1]. Las angiopoyetinas son principalmente mediadores de la remodelación vascular y la supervivencia de las células endoteliales durante fases posteriores del desarrollo embrionario [2]. Entre ellas, la angiopoyetina-1 (Ang-1) secretada por células perivasculares, se une e induce la fosforilación de su receptor tirosina quinasa Tie2, optimizando la interacción e integración entre estas células y el endotelio, permitiendo así la formación de vasos poco permeables [3]. Conocer los aspectos involucrados en la vascularización placentaria porcina a lo largo de la gestación, permitirá desarrollar nuevas estrategias para abordar esta problemática que ocasiona tantas pérdidas económicas.

Nuevo comentario